Just make alternative method you and bills or Payday Loan Store Payday Loan Store employment situation where a timely manner. Qualifying for deposited straight to people and send the Same Day Cash Loans Same Day Cash Loans original you unsecured cash within weeks.


Agua y agricultura en Perú: el mercado interno y la “matriz agrícola”



30 septiembre, 2005
| Twittear

Por estos tiempos nos encontramos en la fiebre del gas: por todos lados se habla del cambio de la “matriz energética” y de usar los recursos del Perú, en este caso el gas natural, para producir más y depender menos de las importaciones del oro negro.

También son tiempos del TLC y de defensa de la agricultura, y sin embargo el debate de los defensores del campo nunca se ha dispuesto a tocar un problema real y tangible para los agricultores, tanto para los agroexportadores y empresarios, como para los poseedores de pequeñas parcelas: el agua.

Este recurso es esencial para el agro y aún así no existe una política pública ni una auto regulación privada que busque la racionalización en el uso del líquido elemento. Sobre todo por que tenemos un gran problema entre manos: existe otra “matriz” de la que no se habla, la “matriz agrícola” del Perú, y es la que está formada por las cadenas productivas de la papa y el arroz.

Tanto la patata como el arroz son cultivos que exigen una provisión constante de escasa agua y, por contrario, tienden a ser sub valorados en el mercado, a pesar de su innegable relación con la culinaria peruana. ¿Por qué? durante muchos años se ha insistido en la producción para el “mercado interno”, y se ha incentivado (via prestamos estatales sin ningún criterio técnico) el cultivo de estas cadenas aparentemente redituables.

Sin embargo, como cualquiera sabe, mientras más oferta de un producto haya en el mercado, el valor del mismo tiende a decrecer. Peor aún, sea como monocultivo (en el caso de la papa en la sierra del Perú) o como cultivo intensivo (el arroz en zonas de la selva y costa), ciertos sectores del agro se han vuelto dependientes de un producto que en cada campaña ha ido maltratando el terreno, lo que ha terminado por reducir la calidad del producto final: de las incontables variedades de papa sólo se cultivan cuatro, perdiendose valiosas variedades genéticas; igualmente el arroz en determinadas zonas ha perdido calidad y resistencia a plagas, haciendolo poco apreciado en el mercado.

Para que toda duda quede esclarecida basta con que cualquiera se acerque a un centro comercial del tipo de Tottus o Metro, y le dé una mirada al arroz que ahí se expende. Luego pueden salir hasta el minimercado más cerca y observar lo mismo: Entre la tienda comercial y el mercado del barrio habrán conocido cerca de siete variedades de arroz. Aún más si se van a un centro mayorista. Ahí podrán entender cómo la diferencia en el tamaño de grano, integridad del mismo, así como la dureza y brillo hacen que ciertas variedades de arroz terminen valiendo mucho menos que el promedio.

Con la papa sucede similar cosa: sólo que muchas de las variedades menos apreciadas ni siquiera salen del campo: no son compradas por un mayorista. Por supuesto, si nadie las compra, termina resultando en que esa campaña agrícola no fue lo suficientemente provechosa para el agricultor. Sin embargo se insiste en el cultivo (una y otra vez) de las mismas variedades que tienden a involucionar, peor aún si consideramos las variaciones climatológicas que se están sucediendo.

¿Existen alternativas? En el caso del arroz, sí que las hay, pero ¿cómo le decimos a los productores de arroz que en realidad “se dediquen a otra cosa” porque están matando cada vez más sus suelos, la ecología, y a su propio negocio? El incesante consumo de agua para cada campaña es preocupante, siendo un recurso cada vez más escaso. Es un problema tanto de política agrícola como de política social. ¡Y vamos a ver quién se arriesga a jugarse el pellejo en esos dos frentes!.

En el caso de la papa, existe más que nada la posibilidad de aprovechar el germoplasma y los recursos ya existentes en el CIP, así como campañas de mejoramiento de los páramos andinos. La ecología es, puesto así, un tema de agenda que merece ser atendido para mejorar las posibilidades reales de crecimiento social en un importante sector del agro que, no por nada, se encuentra entre la población con mayores carencias.

Por otro lado, es hora que los políticos dejen de mentirle a los agricultores: el cuento del “mercado interno” ha motivado que existan entelequias como el Banco Agrario, y sobreproducción de especies antes valoradas y hoy perjudicadas como el algodón Tangüis, casi perdido en la costa. La necesidad de cadenas más rentables y que permitan un uso racional de la tierra no es sólo una exigencia ecológica, sino también social. Y mientras se insista en compras impulsadas y topes de precios (obras de políticos, claro está) las pocas áreas cultivables del país van a seguir entregadas a las mismas cadenas que dejan más y más frustraciones en agricultores que no encuentran compradores. A veces parece que no sólo el agua escasea, sino también el sentido común.

Enlace corto : http://apuntesperuanos.com/hrjsp



Sobre el tema tratado puedes leer:

Enlaces a este artículo

Comentarios a este artículo

  1. Julio Pinto Köhel dijo:

    Pido que se publique información sobre la situación del mercado interno (especialmente de Lima) sobre el ingreso de productos de forma estadistica por meses y años de los diferentes productos agricolas; con cuadros claros e información veraz, que sirviece al agricultor para tomar decisiones de producción y evitaren parte la sobreproducción en algunos meses y en otros menor oferta de productos.
    En caso de existir este tipo de información emviar la dirección electronica a mi e-mail.
    Y hacerla mas conocida.

  2. GABRIEL dijo:

    INCREIBLE¡¡¡¡ AHORA QUIEREN REGISTRAR LA PAPA COMO CHILENA

    Es increible la desverguenza chilena tal como lo hicieron con el Pisco peruano o el suspiro ala limeña ahora pretenden apoderarse de la papa ,producto bandera peruano, registrando 286 de las especies más valiosas y comerciales en registro nacional del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) organismo estatal encargado de la protección física y jurídica de lo que consideran su patrimonio de flora y fauna.
    Sin importarles de que estas especies son originarias del Perú y acá son cultivadas desde hace miles de años apartir de esa inscripción entonces tendrán la base jurÍdica para reclamar como propio cualquier derivación de dicho valioso material genético que sea realizado en cualquier parte o en el Perú en el Centro Internacional de la Papa por ejemplo que esta precisamente abocado justamente a estas investigaciones genéticas .
    Para esta maniobra se usa una universidad (Universidad Austral de Chile ) y asi darle una apariencia de inocuidad el dia de hoy voceros de la misma desestiman el reclamo del Canciller peruano Maúrtua con el pretexto que es una medida de tipo “científico” y no politico . Creen que somos tan inocentes para no darnos cuenta que dicho registro del estado chileno no tiene nada de científico sino es un registro que tiene por fin esencial la protección jurídico legal.
    No es el primero ni será la último intento de despojo del patrimonio peruano por parte de este pais del sur ante la pasividad de las autoridades peruanas hay otras especies peruanas en la lista de espera como son la lücuma , la chirimoya , la alpaca y vicuña
    lean más

    http://www.soberaniachile.cl/productos.html

    http://www.rpp.com.pe/portada/politica/34950_1.php

    DONDE ESTAN LAS AUTORIDADES PERUANAS ?????????

    Y DONDE ESTAN LAS AUTORIDAES PERUANAS????? QUE DICE AHORA LOURDES Y SU VICEPRESIDENTE CHILENOFILO WOODMAN , PUEDE ALGUIEN CREER EL ATAQUE DE NACIONALISMO PRELECTORAL QUE EN LOS ULTIMOS DIAS LE HA DADO ????’???

  3. Paulo Barreiro dijo:

    Si su problema son el desgaste del suelo yo tengo una gama de productos organicos de alto contenido en nitrogeno y fosforo.

    Cualquier inquietud esta mi pag web
    http://www.boschettinet.com
    o al mail – pbarreiro@boschettinet.com

  4. jenny dijo:

    mi comentario es que ante todo esto cual es la autoridad que le compete sobre este asunto porque no hace la denuncia respectiva sobre este tema ya que los chilenos viene haciendo esto desde hace mucho tiempo con otros productos que son del peru;porqué las autoridades no actuan, me imagino que hay alguna autoridad que defienda los derechos de nuestros productos de quienes se quieren adueñar ilicitamente.

  5. Gonzalo Valderrama Escalante dijo:

    PERUNINCHIS LLAQTANCHISCHU MANACHU.

    Nosotros vivimos en el Perú que espera año a año ver crecer bien el maiz y la papa en las chacras, sin sequias ni heladas ni plagas, el Perú que compra las verduras frescas en las ferias dominicales de las capitales distritales, en los mercados como el Vinocanchon o Qasqaparo. Vivanda, y aun el popular Wong quedan efectivamente en ese otro Perú que desde aqui solo aparece en la TV, donde la hay, donde llega el fluído electrico.

    Este es el Perú del casi 50% que votó por Humala, pero no por que fuese “etno-nacionalista” o sea mas parecido a quienes tienen apellido de origen quechua, aymara o selvatico (han dicho que su apellido es la castellanización de la palabra quechua Uma = cabeza), y no a los políticos tradicionales, de castizos apellidos y rancias raigambres hispanas comos los Garcías, Belaúndes o Riva Agueros.

    Se trata del Perú del “interior del país”, cosa que ya dice mucho y enuncia ese otro Perú “exterior”, que se esfuerza por estar en las afueras como quien permanece a flote sin hundirse en lo vernacular anacrónico. En este Perú se ahorra criando ovejas, engordando un ganado vacuno, implementando sistemas de riego mejorado para no padecer de escasez de pastos los meses de secas, ¡sí, este Perú no tiene cuatro estaciones!, sino dos, la temporada de lluvias y la de secas. Mancora y el verano, Ricardo Bedoya y el Placer de los Ojos son referentes lejanos, exhóticos. José María Arguedas casi junto a Garcilaso, el Inca, es como el mítico fundador de este Perú puesto en el papel, qelqan riman. Y no hay noches de aburrimiento para ver los últimos DVDs -originales- sobre las corporaciones o el calentamiento global… están las noches para descanzar de una cotidaneidad dura, y noches de jolgorio y fiesta para oir música y bailar, ritmos que no olvidan al huayno y el remoto yaravi pero que tampoco excluyen los teclados electrónicos y los ritmos del pop rock.

    Yo nací en este Perú, pero no es mi burbuja, no soy un fundamentalista andino lo mismo que no soy un aculturado. Quienes nacimos en este lado de la orilla, vemos tambien ese otro Perú, el oficial, el hispano y anglo parlante, vemos incluso otras posibilidades mas de país.

    Este nuestro Perú viene directamente de Túpac Amaru y Manco Inca, no Tupac Amaru I o II -inventos de una historiiografia criolla- sino de los Amarus y los Qhapaqkuna, salidos de la atemporal lista de los Apus y los Mallkis. El Perú de esas veces aún resiste, persevera en su ser, y dice kashkaniraqmi, como en ese poema de Arguedas, demonio feliz que hablaba el dulce runasimi y el castellano. Este no es un país que busque su nacimiento en Bolívar o Riva Aguero, ni en “la guerra del Pacifico” (nadie nota lo ridiculo de la frase,) ni en Graus o Bolognesis, sino que recuerda haber nacido mucho antes, en el origen mismo de los tiempos y la civilizaciónm junto a la domesticación de las plantas y los animales, del agua y las montañas, los canales de riego y los andenes. Y seguramente la mayor expresión sociológica y literaria sea la Coronica del Buen Gobierno de Felipe Huamán Poma, historiador aborigen, príncipe, hijo de Huamán Mallki, segunda persona del Inka en el reino de los orgullosos Yarovillcas, quienes aún guardan la memoria de su gloria desde Yarusyacan en Pasco en medio de grandes empresas mineras que explotan y lucran de sus tierras.

    Nosotros estamos seguros que es éste el Perú que limita con el futuro, Gustavo Perez Ocampo, poeta cusqueño, tiene un verso que dice: “nuestro destino es la memoria del cielo”, y en quechua los runas decimos Ñawpaqman purisunchis, avancemos hacia el futuro, pero ñawpa es tambien lo pasado remoto y los primeros ancestros son llamados ñawpa machus. Este es el Perú que guarda la memoria de los Inkas Yupanquis, Garcilaso explica, “yupanqui” es en quechua “recordarás” pero recordaras todo lo bueno y lo que merece ser recordado; si a ello los q´aras (la gente desprovista del bagaje cultural andino, “desnudos” o “pelados”) llaman utopia arcaica desde sus canones literarios nosotros le llamamos Horizonte de Sentido.

    Este Perú se sostiene en estas raíces más profundas, mejor irrigadas, por esa sangre que nos late en el pecho y que fue la misma que se derramó para la Indepencia, por miles de indios, montoneros, campesinos que lucharon a distancia de tiro de piedra contra las tropas realistas, con huaracas, y con los puños, como aún se recuerda en el Tupay de Chiaraje en la altiva Canas, la nación K´ana en efecto aún vive y no solo habita las crónicas y los libros de historia, esos libros que solo hablan de Bolivares y San Martines y toda esa soldadesca de bronce que puebla las plazas públicas, héroes todos de batallas perdidas.

    Este Perú recuerda que Andrés Avelino Cáceres, el brujo de los andes, mandó fusilar a traición a todos los líderes indígenas que ganaron por él la campaña de la Breña, es un Perú consiente del bodrio de eso llamado “etnocacerismo”. Es el mismo Perú que supo subsistir bajo el yugo de Carlos V y hoy resiste el globocolonialismo, los TLCs y el neoliberalismo, ese fundamentalismo del que no son concientes sus portavoces al igual que no fueron consientes de su barbarie los extirpadores de idolatrias antes, y quienes hoy en Medio Oriente disparan contra niños en nombre de la libertad y la democracia. Sabemos que los gobernantes de turno, como los virreyes de antes, son sólo lacayos de intereses mas lejanos. Sabemos como funciona la coloniailidad del saber y del poder, y cómo la violencia simbólica atemoriza desde sus libros de historia, desde los diarios y los noticieros.

    Pero este nuestro Perú no “rabia y sufre”, esa frase apocopa otra, propia del viejo enfoque clasista que hablo de “resentimiento social”. Este nuestro Perú, no nos cansaremos de repetir, es uno que resiste ya 500 años, y recordamos muy bien cómo empezó todo. El mundo esta de cabeza, y el fin de una larga noche se siente cerca, y no rabiamos, procuramos el ideal de una buena vida, el Allin Kawsay, el Misk`i Kawsay, un vivir dulce, conceptos equiparables a “bienestar”, y “calidad de vida” pero sin esa tara que los fundamenta sobre la base de mayor consumo y bienestar sólo material. Estos ideales seguramente son postmodernos y postcoloniales, y lo arcaico y anacrónico sea el Banco Mundial y sus recetas de modernidad y progreso.

    El interior del país es por ello el Perú de vanguardia, un Perú de armonia, de paz, no de rabia. Es el otro Perú el que se queda atrás y nos retrasa, siendo un lastre, y los mistis y los q´aras, esos analfabetos de las textualidades andinas y amazónicas no se dan cuenta y viven sí en una burbuja, en su miedo: a que la tortilla se les vuelva, como en esa canción, no son capaces de entender que esa no es la idea, un orden de cosas donde necesariamente haya gente que tenga que cargar con el peso del bienestar de otros, eso no estaría bien, no sería Allin Kawsay.

    Este Perú, sepánlo, ha dejado de presentar pliegos petitorios, no pide semillas, ni bancos. Piensa más bien en la seguridad alimentaria, en la soberanía alimentaria, en autogobierno y gestión local de los recursos, y sí, pide mas bien no ser tildado de subversivo = terrorista, por el legítimo derecho de querer subvertir un orden injusto, y cambiar así a mejor esta república ficticia, este estado cuasi nación, como los propios embajadores ante las Naciones Unidas reconocen que es ese Perú de los cursos de sociales en las escuelas públicas: un país jalado de los cabellos, que insisten en llamar Perú con p de patria pero con una carga semántica que excluye nuestros planteamientos, nuestras visiones a presente y a futuro.

    Ante esa farsa de “estado” – “plurinacional”, empezamos a querer una confederación de estados naciones, de verdad y autónomos, como antes, y quizas como desde siempre fuimos, sin que esto signifique desmembramiento o fragmentación, de un país ademas ya fragmentado y en pedazos, ese montruo que se duele, y como dicen los periodistas capitalinos sufre.

    Porque al Peru “titular de estas tierras, de tierra y agua” prístino y aguerrido, de allpa y yacumama, el Estado -moderno estado- llegó con el encomendero, sí, y con las armas de fuego, esas que desde que empezaron a matar indios -sin alma primero, y luego indios insumisos a la corona, indios que quisieron tomar sus propias tierras, y que siguieron matando campesinos sospechosos a mansalva y al azar durante el tiempo de la guerra interna de los 80 y 90 del siglo pasado- no han dejado de disparar contra nuestro; guardemos la memoria de los campesinos muertos en el último paro agrario.

    Es pues un Estado cínico, desde sus cimientos. Entre nuestro Perú, y ese Perú bañado en sangre, entre nuestro Perú de kallpa y taquiraris y ese otro con su Lima cuadrada, Asia y su bulevard y su Palacio de Gobierno hay un abismo de mil masacres y cero culpables. Nosotros recordamos a Miguel Quispe, “el Inca de Paucartambo”, fundador desde su ayllu del Partido Comunista a principios del siglo XX, assesinado por la gendarmeria, a Emiliano Huamantica, que corrió la misma suerte, a Pedro Huillca Teqse muerto por el comando Rodrigo Franco, son muchos los grupos colinas que han habido y que aún hay.

    Peruninchis, llaqtanchis está rugiendo, pero no de rabia, no es el rugido de la bestia feroz herida, es el rugido más bien de los seres mitológicos que nos patrocinan los sueños y sostienen las esperanzas, es el jooorrr de los danzantes saqras, el rugido de los sikus, y el viento helado de las altas cumbres, que ha de bajar y atemperar los corazones de los Garcías, Belaúndes, y los Florez Araos, cuculizos todos que hierven y bullen en su miedo, en su antiguo miedo a que el mundo vuelva al orden y ellos dejen de caminar sobre los muertos de una violencia que lleva ya 500 años, sobre un pueblo que subsidia el agro nacional con el sudor de la frente y los cantos rituales al maiz y los tubérculos, que resiste con sara takis e himnos al agua, con los pukllay carnavales y con las banderas rojiblancas, las mismas de los murales wari y los mantos incaicos.

    Gonzalo Valderrama Escalante – Quizu Yupanqui
    Cusco, Saqaswaylla, marzo 2008

Comenta!

Buscas Empleos en Peru?